La Industria del Poto

Quiero partir contando brevemente la historia de Saartjie Baartman, una mujer khoikhoi nacida en 1789 en Sudáfrica. Cuando rondaba los 20 años, fue vendida como esclava a un doctor inglés, quien decide enjaularla y exhibirla completamente desnuda como una rareza, debido a la forma de su cuerpo, cobrándole extra a aquellos “valientes” que no tuviesen miedo de tocarla.

Se le apodó Venus de Hottentot. Venus, por la sexualización de su cuerpo, Hottentot por ser un término peyorativo que se burla del lenguaje de los khoikhoi. Muere en 1815, por complicaciones con el alcoholismo que desarrolló en cautiverio, pero incluso después de su temprana muerte, sus restos siguen siendo exhibidos morbosamente hasta 1976, retirados gracias a reclamos por parte de organizaciones feministas.

Esta historia es un ejemplo crudo de cómo la colonización y sexualización del cuerpo de una mujer se combinaron para completamente deshumanizar a una mujer negra por ganancia monetaria.

Afiche para ir a ver a Saartjie Baartman con su nombre mal escrito.

Volvamos al presente, la civilización, el progreso, la modernidad. Hoy en día, con figuras como Kim Kardashian e Iggy Azalea seguramente ya dejamos atrás esa mentalidad? Nop.

Ahora prácticamente no hay videos de pop que no utilicen cuerpos curvilíneos, generalmente negros, como objetos de utilería. No es Miley Cyrus quien comenzó esta moda, el romance entre la música de moda y la apropiación es bastante larga (se me viene a la mente Elvis y su famoso movimiento de caderas), pero sí le doy crédito por revitalizar esta tendencia.

Miley, mujer empoderada, usando una mujer negra como objeto de utilería.

Algo que me llama la atención es que la hipersexualización no parece molestar a mucha gente, con videos como el de Lily Allen para It’s Hard Out Here siendo alabado como himno feminista, a pesar de que la letra dice “don’t need to shake my ass for you ‘cause I’ve got a brain”, después de lo cual muestra un poto negro en cámara lenta.

Traducción: bailarina negra, eres tonta

Otro video similar es Bubble Butt, algo que no es de sorprender con el historial de Diplo de hipersexualizar gente negra en sus videos porque ay qué simpáticos los negros como bailan. El video se resume a un carrete de 3 mujeres blancas y fomes, hasta que llega una especie de hada negra con un culo gigante, cuyo poder mágico es darle culo a las mujeres blancas para que comience la diversión. Otra forma de decir esto y resumir la carrera de Diplo, podría ser que la gente negra existe solo para la entretención de la gente blanca.

Sin culo no hay fiesta.

Hace poco, Taylor Swift lo intentó con Shake it Off. Si bien, no es tan obvio como los videos anteriores, nuevamente vemos a mujeres negras utilizadas como objetos de utilería, sus caras, al igual que en la presentación de los VMA de Miley Cyrus, no son visibles (¡único baile del video en que sucede esto!).

“¡Cáspita, un trasero de color!”

Taylor Swift cultiva la imagen de una mujer ingenua, infantil, poco consciente sobre su propia sexualidad, en síntesis el estereotipo de la mujer rubia y tonta que se entiende como el epítome de lo que es ser femenina. Esta supuesta inocencia sirve al mismo tiempo para atraer al macho alfa y para juzgar a las bailarinas negras del video, como “oh, esto no me parece bien”.

Taylor Swift haciéndose la tonta sobre lo mucho que odia a las negras.

Katy Perry también cultiva la imagen de la mujer sexy y poco brillante y ha sido una de las campeonas del pop en utilizar estereotipos de sexualización de mujeres de otras culturas, tanto en sus videos como en sus presentaciones en vivo.

“Ups, se me arrancó el racismo de nuevo…”

La reacción frente a estas imágenes contrasta fuertemente con la reacción mayoritariamente negativa frente a Nicki Minaj y su video de Anaconda. Tanto el video como la presentación en los VMAs fue solo con mujeres, algo apropiado en una canción que samplea I Like Big Butts, que sexualiza mujeres para el placer masculino, para convertirla en algo que celebre su cuerpo por y para sí misma. En el video le calienta la sopa a Drake, pero finalmente no le da la pasada porque el mensaje es “esto no es para ti, es por mi”, una mujer en control de su cuerpo, que toma la iniciativa y decide por sí misma. Además, se siente orgullosa de su culo gigante, el mismo tipo de culo del cual se burló Miley Cyrus hace un año y que Iggy Azalea quiere imitar. Entonces, ¿qué es lo que molesta?

Rita Ora con cara de preocupación: sabe que Iggy Azalea no puede imitar ese show.

Resumiendo, la hipersexualización de mujeres negras para ganancia económica y deleite de gente blanca sigue sucediendo. Es aceptado y hasta bien visto cuando una mujer blanca lo hace, especialmente si se hace para beneficio de un macho. Si es una mujer negra la que lleva la batuta, nos escandalizamos, nos aferramos a nuestro collar de perlas y nos burlamos de su cuerpo con asco, sintiéndonos incómodos de que una mujer negra se apropie de su sexualidad, cuando su lugar en esta sociedad es ser utilería de fondo.

Saartjie Baartman aún no descansa en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s