Todos Somos Cómplices

Gracias a figuras como Janet Mock, Laverne Cox y Laura Jane Grace, las personas trans* están en un momento de mucha visibilidad. Gracias a figuras como Andreja Pejić, Lea T. y Carmen Carrera, muchas personas han cambiado su concepción sobre cómo es una persona trans*. Por otra parte, el crimen violento en contra de mujeres transgénero es muy preocupante a nivel global, con cierta inquietud sobre las cifras reales, ya que muchas víctimas son registradas erradamente como hombres.

Muchas personas trans* se ven obligadas a recurrir al trabajo sexual, rubro poco regulado y por lo tanto muy inseguro, por la dificultad de acceder a mayor educación y trabajos más estables en una sociedad transmisógina. Muchas mujeres transgénero son perseguidas y acosadas en la calle a diario, teniendo que aguantar insultos, amenazas e insinuaciones sexuales, por ser percibidas como entes sin poder ni humanidad. La violencia no es solo física y probablemente estén pensando “pucha, que lata”, pero todos somos cómplices en una cultura con estereotipos transfóbicos profundamente enraizados y rara vez cuestionados.

En mi opinión, estos estereotipos han sido trabajados y forjados por décadas mediante la cultura de la entretención, como un castigo frente a lo que se percibe como renunciar al máximo privilegio de nuestra sociedad: la masculinidad. En películas y series de comedia, las mujeres transgénero son el remate de chistes. En los thrillers, son villanas. En los dramas, son reducidas a caricaturas trágicas para hacernos llorar. Veamos algunos ejemplos.

Ser trans* es vomitivo.

La primera representación problemática que se me viene a la mente es Ace Ventura, porque me gustaba mucho cuando era más lola, pero la volví a ver hace poco y quedé choqueada por lo dañino que puede ser el humor y por lo poco que puede registrar el cerebro no entrenado. Lois Einhorn es la villana de la película, pero es solo al final que se revela esta hecho, junto con su identidad de mujer transgénero. Obviamente, se refieren a ella como un hombre con vestido y por lo tanto una criatura asquerosa. Además, explican su identidad de mujer como un disfraz, desencadenado por un evento traumático de su pasado, lo que sugiere que la identidad trans* nace de una patología sicológica. Por último, la reacción de horror de Ace Ventura cuando recuerda que besó a Lois y se entera de que es trans* es una encantadora mezcla de homofobia con transfobia con culpar a Lois de ser una criatura seductora y engañosa.

La talla es que Ace besó a Lois y le da asco.

En Psycho, nuevamente vemos reducida la identidad de una persona trans* a Hombre Con Vestido, además de asociarla a una patología sicopática. Muchos han justificado esta representación con que se basa en la historia de Ed Gein, siendo que se sabe que Gein se mostraba de acuerdo con todo lo que le sugería la policía, distorsionando los hechos en gran medida durante la investigación.

Hombre Con Vestido celebrando el patriarcado.

Otro villano basado en Ed Gein es Buffalo Bill de Silence of the Lambs y nuevamente vemos el mismo patrón transfóbico. Se asocia la inestabilidad mental a ser trans*, se nos muestra un personaje repulsivo y aterrador que no merece nuestra empatía, porque quién más que un desviado sexual podría cometer tales atrocidades. Se nos comunica que Buffalo Bill es un monstruo, no tanto por sus crímenes, sino que por su identidad cargada de gestos femeninos en un cuerpo masculino, clásico Hombre Con Vestido. En cambio, Hannibal, cuyos crímenes son igual de grotescos, es un personaje que provoca admiración, porque se porta bien y se corta el pelito. La comunidad LGBT criticó arduamente este personaje, por lo que el director decidió hacer Philadelphia un par de años después, película sobre un hombre con SIDA y la discriminación que sufre, para demostrar su verdadera naturaleza de Hombre Progre.

No todos los personajes problemáticos son tan sencillos de identificar. Cuando Jared Leto encarnó a Rayon en Dallas Buyers Club, la opinión estuvo dividida entre los que consideraban que perpetuaba el estereotipo de Hombre Con Vestido y los que encontraban su actuación increíble y valiente. Sobre este debate, me llama la atención que se considere valiente actuar de mujer transgénero cuando en la calle sus vidas no se consideran valiosas. Tampoco deja de sorprenderme que a pesar de la popularidad de Laverne Cox, no hayan optado por intérpretes trans* para el papel de Rayon, lo que le habría dado un realismo y una profundidad adicional al personaje. No deja de incomodarme que a lo largo de la película le dijeran “he” a Rayon sin que ella los corrigiera, así como la cantidad de estereotipos que engloba este personaje: obsesionada con la ropa y el maquillaje, drogadicta y coqueta. Tal como sucede con Buffalo Bill y Lois Einhorn, Rayon se nos presenta como una persona narcisista, cuya sexualidad es grotesca y nunca logra hacer las cosas tan bien como su contraparte cis y hétero.

Absolutamente no un cliché.

La transfobia no está limitada a películas. Andrew Garfield también perpetúa el estereotipo de Hombre Con Vestido en el video de We Exist de Arcade Fire. No entiendo bien el propósito del título de la canción y el video, si quieren decir que la gente trans* existe, ¿por qué no contrataron a intérpretes trans* para el papel?

Hombre Con Vestido Exist.

Castigamos a las personas trans* por ser ellas mismas, reduciéndolas a estereotipos negativos y burlones, y lo aceptamos porque hemos sido condicionados a deshumanizarlas completamente. Con toda esta transfobia con la cual nos bombardean a diario y aceptamos, no es de sorprender la poca cobertura que se la ha dado a la golpiza de Sherry Campusano y lo poco comentado que ha sido en redes sociales. Pocas organizaciones feministas o por igualdad de derechos se han pronunciado y la mención de esta tragedia en los grandes medios ha sido prácticamente nula.

Una de las organizaciones que sí se pronunció fue Movilh, pero no fueron capaces de escribir correctamente el nombre de la víctima.

Nos han enseñado que a nadie le importan las personas trans* y nos han bombardeado con transfobia para volvernos cómplices insensibles, ¿nos vamos a dejar convencer tan fácilmente?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s